En Salta, la lista de espera actual de pacientes que necesitan un trasplante está compuesta por 277 personas en condiciones de recibir un órgano. Del total, 203 necesitan un riñón; es decir, un 73 % del total. Del resto, hay tres renopancreáticos, dos pulmonares, 22 hígado, uno hepatorenal, 46 necesitan córneas, y uno necesita un corazón.

El año pasado lograron realizarse ocho operativos de donación de órganos: cinco multiorgánicos y tres de tejidos. Lamentablemente, esta cantidad es menor al 2019, año en el que se realizaron 13 operativos. Esta información está recapitulada en un informe del Cucai Salta del 2020.

La Comisión Güemes Trasplantados lucha por la reglamentación de la ley 7.908.Facebook Güemes Trasplantados

Según Facundo Humacata, el responsable del Cucai Salta, en diálogo con El Tribuno explicó que estos operativos disminuyeron porque anteriormente se dieron casos de donantes que murieron en accidentes de tránsito, pero durante la pandemia por coronavirus el número de siniestros viales con víctimas disminuyó, por las medidas de bioseguridad y aislamiento impuestas. Expresó también que la actividad de procuración necesitó de protocolos muy ajustados para poder continuar.

Salta está adherida a la Ley Justina 27.447 sobre el trasplante de órganos, tejidos y células; la cual indica que toda persona mayor de 18 años es donante órganos a menos que se exprese su voluntad contraria por escrito. Sin embargo, la Comisión de Trasplantados de General Güemes, la cual nuclea a 18 integrantes, también lucha por la reglamentación de la Ley 26.928 para crear un sistema de protección para las personas trasplantadas, puesto que nunca se reglamentó a pesar de ser sancionada en el 2013.

La Comisión se encuentra en medio de una campaña para que el Gobierno Provincial reglamente la Ley, permitiendo que el transporte público de los pasajeros de la provincia sean gratuitos, que se cubra en un 100 % la cobertura de la provisión de medicamentos, así como también diagnósticos, estudios, prácticas de atención del estado de salud de patologías relacionadas directa o indirectamente con el trasplante, y el derecho a una vivienda adecuada y becas de estudio en nivel superior.