La trágica muerte de José Campos, un joven wichí de 19 años, destapó una problemática que azota a las comunidades originarias en el norte salteño: son cada vez más los adolescentes que se drogan con nafta y alcohol etílico. Algunos fallecieron, como José, otros hoy enfrentan irreversibles discapacidades.

Tras conocerse la lamentable noticia, Vía Salta habló con la encargada de prensa del Ministerio de Salud de la provincia, Pamela Maigua, quien contó algunas acciones de contención que se están realizando en la zona. También consultó la opinión de la licenciada en Psicología y Secretaria de Salud Mental y Abordaje de las Adicciones, Claudia Román, respecto al problema puntual del consumo de drogas en la juventud de la zona.

Comunidades wichí marchan en contra de la adicción a las drogas en los jóvenes de la zona (Web)

Luego de reuniones con el equipo del Hospital "Coronel Juan Solá", autoridades municipales, caciques de comunidades wichí y referentes de diferentes instituciones, en las misiones wichí de La Coartada y el Chañar se está implementando un plan de actividades preventivas desde la estrategia de promoción de salud comunitaria.

En la comunidad El Chañar II, por ejemplo, funciona una carpintería comunitaria y también hacen artesanía en fibra de chañar. "Esto permite a los jóvenes contar con actividades y espacios donde se promueven habilidades y estilos de vida saludables", contó Maigua. Las tareas se realizan en la Escuela Nº 7027 Wolf Schcolnik.

La vocera del Ministerio de Salud explicó que el trabajo de los maestros es fundamental y enriquecedor pero remarcó que se busca más participación de parte de los padres. También valoró el fundamental rol que cumplen los agentes sanitarios dentro de las comunidades.

Los profesionales visitan las casas, realizan controles de peso, colocan vacunas y, si es necesario, derivan pacientes a los puestos sanitarios. “La capacitación de los agentes permite que realicen tareas de concientización sobre las problemáticas que atraviesa la juventud wichí”, remarcó.

Las consecuencias del consumo son fatales para los jóvenes de la comunidad wichi. (Web)

El flagelo de las drogas en el norte es preocupante y cada vez más visible. Al respecto, Claudia Román de Salud Mental opinó que la adicción no es en sí el problema, sino la expresión de la problemática. "El consumo de sustancias no es privativo de las comunidades wichís, sino un problema que afecta a la juventud en general, independientemente del estrato social al que pertenezcan", aseveró.

La especialista también comentó que la Universidad Católica de Salta está capacitando en adicciones y que con alumnos avanzados de Psicología realizaron actividades de prevención integral con alumnos de escuelas en comunidades wichís. Se realiza, por ejemplo, un programa de oratoria para radio en Morillo que, según detallo, contribuye a la inserción de los chicos. Finalmente enfatizó la importancia de abrir las puertas al mercado de las artesanías wichís.