El pasado 11 de septiembre, Marco Antonio Subirana estaba en su departamento de Villa Palacios, en la capital salteña, junto a su novia Ana Claudia Monzón y otros dos invitados, con los que estaban compartiendo bebidas alcohólicas, cuando se desató una discusión entre la pareja.

Subirana y Monzón se trasladaron a la habitación del departamento a continuar con la discusión. Entre gritos, la mujer, que tiene 18 años, estaba sentada en una ventana, desde la cual cayó tras haber sido supuestamente empujada por su pareja, Subirana, que es 11 años mayor.

Tras caer de la ventana del segundo piso, Monzón fue auxiliada por una ambulancia, que la trasladó al hospital San Bernardo, donde fue operada por la fractura de uno de sus brazos, y debió permanecer internada dos semanas a causa de las lesiones.

La fiscal penal 1 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Ana Inés Salinas Odorisio, imputó el pasado viernes a Marco Antonio Subirana Charca, por tentativa de homicidio y por violencia de género. En la audiencia de imputación el acusado declaró y negó las acusaciones, sosteniendo que la caída fue accidental.

Desde la Fiscalía solicitaron al Juzgado de Garantías en turno que el acusado permanezca detenido mientras se cumplen diversas medidas solicitadas para el esclarecimiento del hecho.