En la reciente sesión virtual de la Cámara de Diputados de Salta, Andrés Suriani volvió a cuestionar al feminismo. Fue durante el tratamiento de la ley para crear un sistema provincial de promotores contra la violencia de género. Él votó en contra pero el proyecto obtuvo media sanción en el cuerpo legislativo.

El diputado fue categórico al afirmar que no estaba a favor que se destinen tantos recursos para un "ejército de buchones al servicio del feminismo radicalizado", considerando el contexto sanitario actual. "Ese presupuesto es más que el que se destina a la salud y la educación, y debería estar dirigido a la producción y desarrollo", subrayó.

También opinó sobre el término "promotoras territoriales" que busca impulsar el proyecto y propuso que sean "promotores familiares". "Hombres y mujeres que sean complemento de la educación para formar hijos que privilegien la vida, la salud y el respeto, que entiendan que la unión estable entre el hombre y la mujer es la célula básica de la sociedad", remarcó. "Hay que concientizar sobre la unión estable de un hombre y una mujer porque es la célula básica de la comunidad", sentenció y desató la polémica.