El domingo pasado, en el barrio El Guaypo de Rosario de la Frontera, Mauricio Daniel Cuellar, un joven de 22 años, se presentó en la casa de su exmujer y madre de su hijo de tres años, cerca de las 20 horas con la excusa de dejarle dinero para el hijo de ambos.

Sin embargo, apenas ingresó a la vivienda, Cuellar comenzó a insultar y luego agredir a la que fuera su pareja. Acto seguido el joven agresor tomó un cable y se encerró en un baño de la casa, desde donde amenazaba con quitarse la vida. En este punto la joven agredida llamó a los padres de Cuellar, que llegaron al lugar y se llevaron a su hijo.

Más tarde, durante la madrugada, cuando la mujer estaba descansando junto a su hijo, Cuellar irrumpió en la vivienda y la atacó otra vez. Ella logró liberarse, tomó a su hijo y escapó a la calle. Luego trató de entrar a su hogar a buscar abrigo y el celular, pero Cuellar la atacó por tercera vez y le rompió el teléfono. La joven, desesperada, pidió el celular a una persona que pasaba por la calle y dio aviso a la policía, que finalmente arribó al lugar y detuvo al agresor.

Cuellar está imputado como autor del delito de amenazas, lesiones leves agravadas por el vínculo y género y desobediencia judicial en concurso real en perjuicio de su expareja, de quien se encuentra separado hace cuatro meses.