Fueron entre dos y tres minutos interminables de tensión y miedo para los propietarios, empleados y clientes de una vinoteca ubicada en la avenida Arenales de la capital salteña. El sábado pasado, alrededor de las 21, dos delincuentes armados entraron al local y redujeron a las personas que estaban adentro. Robaron 15.000 pesos.

El dueño del comercio contó que salió a cerrar la puerta para que no ingresen más clientes cuando un hombre con barbijo se acercó y le preguntó el precio de la cerveza. Luego entró detrás de él. Una vez adentro del local sacó una pistola y apuntó a los clientes, y empleados. Segundos después se sumó otro hombre, también armado y con un casco, que mientras gritaba y amedrentaba a las víctimas sacaba la plata de la caja. Afortunadamente no hubo heridos.

La pareja de uno de los clientes advirtió la situación desde afuera y llamó a la Policía. Tras sacar el dinero y celulares huyeron a bordo de una moto. Habían llegado en dos motos de 110cc y abandonaron una en la huida. No se sabe por qué razón. Todavía están prófugos.