Este lunes entró en vigencia el blindaje de la provincia, por lo que el domingo miles de repatriados hicieron eternas filas en el ex peaje Aunor para entrar a la ciudad.


Luego de que el sábado, tras el récord de contagios de 18 casos de coronavirus en la provincia de Salta, el gobernador Gustavo Sáenz anunciara el cierre de las fronteras, miles de repatriados intentaron ingresar a la provincia, generando eternas colas en el ingreso a la ciudad de Salta a la altura del ex peaje Aunor.

Hacia el mediodía del domingo, las filas para ingresar a la ciudad eran interminables, y pocos uniformados estaban a cargo de controlar la documentación y hacer las preguntas y testeos correspondientes a cada auto que pretendía ingresar.

El malestar fue grande para las personas que desesperadamente buscaron regresar a sus hogares y familias tras el aumento de casos en la provincia de Salta y previo al cierre de sus fronteras.

Luego del establecimiento de las nuevas medidas, solo transporte de abastecimiento podrá ingresar a la provincia, y contando con la documentación necesaria emitida por el Comité de Emergencia.

El domingo, a pesar de la suba en porcentaje de casos confirmados (11 el viernes, 18 el sábado), el domingo se registró un solo caso positivo correspondiente a una persona con residencia habitual en Buenos Aires que se encontraba haciendo la cuarentena en Salta.


En esta nota:

Salud Salta Coronavirus


Comentarios