A fines de enero tuvo lugar en Aguaray un escándalo de nivel nacional cuando se descubrieron camiones transportando caños destinados al gaseducto NEA siendo transportados por camiones en la noche.

Los camioneros llevaban una autorización del intendente del municipio, Enrique Pardo, para atravesar todos los controles, pero todo esto despertó sospechas de corrupción, ya que el jefe comunal aseguró haber regalado el material correspondiente a Nación a una empresa mendocina.

Esta vez, la empresa IESA denunció el robo de caños adquiridos para la construcción del gaseducto NEA, y con los allanamientos llevados a cabo el sábado en la localidad de General Mosconi, se logró el secuestro de los caños denunciados como sustraídos.

Los allanamientos fueron llevados a cabo por Gendarmería Nacional y la Policía de Salta, quienes llevaron a cabo medidas en paraje El Desemboque, y en las empresas Perterser SRL y Weatherford.