Desde que el Gobierno provincial tomó medidas para evitar la propagación del coronavirus, en Salta se atendieron 100 pacientes con síntomas compatibles con la infección. Hasta ahora sólo hubo sólo tres hombres contagiados en el extranjero, quienes se encuentran en buen estado.

Las 100 atenciones fueron realizadas en hospitales públicos y privados de la provincia y 91 pacientes dieron negativos. Otros cinco fueron descartados por epidemiología y se mantiene uno en estudio.

En una primera instancia, las muestras de los casos sospechosos se enviaban al Instituto Malbrán, de Buenos Aires, pero desde hace semanas los estudios se realizan en el laboratorio del Hospital del Milagro, donde también quedan internados los pacientes con síntomas.

Aunque la situación epidemiológica en Salta se mantiene estable, el Gobierno tomó medidas para contener un posible pico de la enfermedad. Además del Hospital del Milagro, el Hospital Papa Francisco en la zona sudeste de la ciudad funcionará como centro de referencia para el tratamiento de personas que contraigan COVID-19. También acondicionaron salones del Centro de Convenciones de Limache, donde se trasladará a los pacientes de bajo riesgo.

Por otro lado, el aislamiento total se prolongó hasta el 23 de abril, según lo dispuesto por el presidente Alberto Fernández, y desde el lunes pasado el uso del barbijo es obligatorio en Salta. Las personas que no cumplan con la medida impuesta por el gobernador Gustavo Sáenz serán multadas.

Además solo se puede salir para hacer compras necesarias a supermercados, almacenes y farmacias. Las personas que pueden hacer otro tipo de desplazamientos por la ciudad son las que están exceptuadas del decreto y que deben presentar una declaración jurada impresa que otorga el Gobierno de la Nación.