La beba había caído en una pileta en Tartagal y estaba sin signos vitales, pero el agente logró salvarla con maniobras de RCP.


Marcos Saúl Cabrera, oficial de la policía en Tartagal, estaba en su casa descansando cuando escucho los gritos desesperados de su vecina y salió a ver que sucedía. La mujer estaba desesperada porque su hija de 1 año y 6 meses había caído en una pileta y estaba sin signos vitales.

Un policía salvó la vida de una niña de un año y medio

El agente estaba de franco, pero no dudó un segundo a la hora de ayudar a la angustiada madre de 24 años. Cabrera, la madre y la criatura se subieron a bordo de un vehículo particular rumbo al hospital, y en el camino el agente le aplicaba técnicas de reanimación a la niña, hasta que finalmente logro que la beba vuelva a respirar y escupa el agua tragada.

Al llegar ingresaron rápidamente por la guardia de emergencias y al cabo de algunos minutos informaron que la bebé evolucionaba de manera favorable.

No queda ninguna duda de que es gracias al rápido accionar del agente Cabrera y debido a su conocimiento en técnicas de reanimación, que la niña aún se encuentra con vida, y que las heroicas acciones del oficial no serán olvidadas por la madre de la pequeña ni por la comunidad norteña.




Comentarios