La mujer usó insecticida al tratar de hacer una torta de cumpleaños y sus tres nietos, familiares y ella misma terminaron internados.


Hay veces que por más que uno tenga las mejores intenciones a la hora de hacer algo, la vida parece tener otra perspectiva, y la idea original de aleja mucho de lo planeado. Es el caso de una abuela salteña que, con las mejores intenciones del mundo, trató de agasajar a uno de sus nietos para su cumpleaños horneándole su torta preferida.

Hasta entonces el plan era perfecto, e incluso la torta tenía un aspecto extraordinario y un sabor exquisito, pero lo que nadie sabía era que la despistada abuela había confundido un insecticida con el polvo de hornear a la hora de realizar la mezcla, y el resultado fue que terminó envenenando a toda la familia.

Además del cumpleañero, había otros dos nietos menores de la desafortunada pastelera. Los tres menores resultaron intoxicados, y junto con ellos otros miembros de la familia, e incluso la misma abuela. Todos debieron ser internados para tratar la intoxicación, pero afortunadamente se encuentran fuera de peligro.




Comentarios