La pediatra argentina ganadora del oro en la exposición 'Geneva Inventions' habló con Rumbos sobre sus motivaciones para crear un kit para padres destinado a evaluar el neurodesarrollo de sus bebés.


Hace dos semanas, la vida de la pediatra argentina Lelis Hayipandelli era otra. Pero fue premiada con una medalla de oro en la exposición suiza ‘Geneva Inventions’ por su “Evaset bebés”, un set para padres destinado a evaluar el neurodesarrollo de sus hijos, y su nombre se hizo conocido en todo el país.

El invento de la Dra. Lelis, como suelen llamarla en el consultorio por la dificultad de pronunciar su largo apellido de origen griego, permite a los papás aprender a estimular correctamente y observar el desarrollo neurológico de sus hijos para así poder detectar anomalías y consultar cuanto antes con un especialista. Entre los trastornos que esta propuesta permite identificar tempranamente, resaltan: los trastornos del espectro autista (TEA), el déficit de atención y otras condiciones de origen neurobiológico.

El Evaset está conformado por dos valijas, una para bebés de 0 a 12 meses y otra que abarca de los 12 a los 24 meses. Ambas contienen diferentes objetos destinados a evaluar el desempeño auditivo, motor, visual y cognitivo de los pequeños, acompañados por un libro y un pendrive que explican cómo usarlos.

¿Por qué pensás que es tan importante que los papás puedan evaluar a sus hijos tempranamente?

Los padres son los primeros que están en contacto con los chicos, los que están todo el tiempo observándolos, son los que más los conocen. Darle conocimiento a ellos de algo tan natural… Uno no les está enseñando patologías, les está diciendo qué es normal y qué no. Cómo tienen que interactuar con el niño de la manera más saludable, sin hiperestimularlo ni tampoco estimularlo de una manera inadecuada. Ambos extremos podrían generar dificultades en el neurodesarrollo futuro.

La pediatra Lelis Hayipandelli muestra cómo realizar las pruebas propuestas con los materiales de su Evaset (Captura de pantalla del video de presentación del producto)

¿En el padre no puede haber una mirada subjetiva hacia su hijo que vaya en contra de la observación objetiva que podría hacer un profesional?

Sí, siempre está la negación de cosas. También están los niños que salen del rango de la media (lo que la mayoría hace) y que sigue siendo normal. Obviamente, no todo es patología. Pero sí hay ciertos parámetros que uno tiene que observar y que, si no los cumple a determinada edad, un padre debería que darse cuenta de que algo no va. No hay que esperar dos o tres años a que la maestra diga que hay algo que el chico no hace o que lo hace de forma inadecuada.

¿Actualmente la mayoría de los diagnósticos vinculados a trastornos del neurodesarrollo se dan cuando el niño comienza el jardín?

Sí, a partir de los 2 o 3 años ya se ve en forma grosera el problema. Pero no empieza ahí, la detección sutil de estos trastornos se ve desde los meses de vida. Quizá si a los 6 meses el niño no me mira cuando lo abrazo, es un problema; o si no hace una sonrisa social al mes de vida; o no balbucea a los dos meses; o no hace un sostén de la cabeza a los tres meses. Hay que tener cuidado y consultar a ver si es parte de su desarrollo por sus características naturales o si puede tener un inicio de algún trastorno del neurodesarrollo. Hay que estar atento.

“A partir de los 2 o 3 años ya se ve en forma grosera el problema. Pero no empieza ahí, la detección sutil de estos trastornos se ve desde los meses de vida”.

¿En los últimos años notaste un incremento de diagnósticos de este tipo de trastornos?

Sí, no solo yo. La comunidad entera pediátrica ha dado un alerta del gran aumento de la incidencia de estos trastornos. Los especialistas que se encargan de tratar este tipo de patologías están saturados porque cada vez hay más. Y más chicos que se empiezan a tratar, no a los tres meses sino a los cuatro o cinco años. Y si esto se empieza a tratar tardíamente tarda mucho más tiempo en resolverse.

En esta línea, la Dra. Lelis advierte que, si bien es verdad que los padres no van a poder diagnosticar a un niño, sí pueden notar que hay algo en lo que el niño se desfasa de su neurodesarrollo esperado.

¿Cuál es la diferencia entre estos ejercicios de observación y estimulación con un test profesional?

El test profesional tiene más puntos detallados, tiene puntajes para poder acercarnos a un diagnóstico probable, se suma a otros test y estudios complementarios. El Evaset es un acercamiento para que un padre pueda hacerlo en su casa, para que pueda informar como una pauta de alarma al especialista.

En el video de presentación del Evaset dice que es particularmente positivo para evaluar niños prematuros o con dificultades durante el nacimiento, ¿por qué?

El prematuro lleva esos meses que todavía debería estar en la pancita de la mamá y que, por algún problema de salud, debe recorrerlos fuera del vientre. Por lo que es importante saber que lo que hace un bebé de término a los tres meses, el que nació prematuro no lo va a hacer. Lo va a hacer de acuerdo a la edad que tendría que haber nacido. Entonces también eso hay que tener en cuenta en el caso de que quiera usar el Evaset bebés.

Otro punto es que los prematuros siempre tienen más predisposición a las dificultades en el neurodesarrollo porque, seguramente, han nacido antes por alguna anomalía durante el embarazo y quizás también pasaron por algún problema neonatal, todo eso puede repercutir en el desarrollo neurológico del niño.

“El Evaset es un acercamiento para que un padre pueda hacerlo en su casa, para que pueda informar como una pauta de alarma al especialista”.

La “Pediatra de oro” como la han bautizado en algunos medios de comunicación, reconoce que antes de recibir el reconocimiento de ‘Geneva Inventions’ los principales compradores de su kit eran sus pacientes pero que, en las últimas horas, recibió una gran cantidad de pedidos extra que superaron todo pronóstico y la llevaron a tener que hacer nuevos planes para producir a una escala mayor. “No me alcanza el stock que tengo porque es un stock muy limitado”, asegura la creadora del Evaset bebés, quien dedicó cinco años de trabajo e investigación poder concretar este proyecto.

Lejos de lo que muchos pueden pensar, la también neonatóloga y docente adjunta (UBA) confiesa que todavía no la han llamado interesados en invertir en su producto, pero se muestra abierta a la posibilidad.

Actualmente, la Dra. Lelis ejerce en el sanatorio Otamendi, la Maternidad Suizo Argentina y en su consultorio privado. Y este repentino salto a la fama, hizo que los teléfonos para contactarla no dejen de sonar: ha recibido llamados para felicitarla, muchísimos pedidos de pacientes nuevos y una impresionante cantidad de llamados de periodistas y productores que querían concretar una entrevista con ella.

Sin embargo, lejos amedrentarse, ella conserva la calma en su voz y, con humildad, atiende a todos y se muestra agradecida por el reconocimiento.  





Comentarios