La cantautora habló sobre su nueva canción junto a Alejandro Fernández, el feminismo y su vida a través de su música.


El nombre de Mon Laferte se ha ganado su lugar en la lista de artistas versátiles y diferentes, que con sus propias letras logran llegarle al corazón de miles de personas. La cantante chilena sorprendió durante la cuarentena con su inspiración creativa para darle vida a nuevos temas. México es una de sus más grandes inspiraciones musicales, es así como su nuevo éxito junto a Alejandro Fernández llamado “Que se sepa nuestro amor”.

¿Era una cuenta pendiente cantar con Alejandro Fernández?

–La verdad es que no. No porque no me parezca un súper artista, sino porque nunca me planteé hacer música tradicional mejicana. No lo imaginaba, sinceramente. Pero de pronto me vi encuarentenada (sic), componiendo un álbum que va hacia la música mejicana. Tiene que ver con lo que veo, con lo que pasa la radio que se escucha en el pueblo donde vivo. Entonces, tengo un álbum que va más hacia el folklore mejicano, se lo presento a mi disquera y allí me dan la idea de si quería tener a Alejandro Fernández. Él aceptó. Ha sido un regalo.

Mon Laferte junto a Alejandro Fernández. (Instagram/monlaferte)

–La letra insta a sacarle el velo a un amor apasionado que está prohibido y oculto. Y vos acabás de exaltar esa idea. ¿Sos así en tu relación con los medios a la hora de exponer tu vida íntima?

–No sé. No sé si muestro mi vida íntima… No sé si lo hago o no. No sé si hay un parámetro. No tengo idea. No sé si a la gente le interesa conocer tantos detalles de mi vida. En realidad, cuento mis experiencias a través de mis canciones. Eso lo que hago. Y la gente, si es que le interesa conocerme a mí, puede hacerlo a través de las canciones. Puede encontrar cosas que han sido terapéuticas para mí. Por ejemplo, una vez le hice una canción a mi padre, que salió en el álbum La Trenza (2017). Nunca le había dicho demasiadas cosas a mi padre y se las dije en una canción (se refiere a Pa’ dónde se fue, en la que narra el abandono que padeció de niña). En este álbum que saldrá próximamente hay una canción que le escribí a mi madre. En mis canciones está mi vida.

Mon Laferte está nominada a los Grammy Latino. (Instagram/monlaferte)

– El avance del feminismo ha trastocado todo, la música popular incluida. Entonces, ¿al escribir la letra como alineada al movimiento, desafiaste cierta matriz machista que subyace en la ranchera?

– La verdad es que no me siento con responsabilidad de tener que escribir como “Ey, voy a hacer una canción para empoderar a las mujeres”. Porque, primero, las mujeres nacemos poderosas y nadie nos tiene que empoderar nada. No soy un ejemplo social ni nada por el estilo. Soy una cantante, una artista, una cantautora que se expresa sobre lo que va sintiendo.

Mon Laferte es una de las compositoras más queridas y elogiadas por su voz y su estilo. (Instagram/monlaferte)

Y si tengo ganas de hacer música tradicional mejicana, lo hago porque me encanta el mariachi, me encanta el folklore de México. Cuando escribí la letra estaba en una relación que debía ser oculta, así que terminé diciendo “Ey, estoy enamorada, estoy feliz, lo que quiero contar”. No se neutraliza una cosa con otra. Me considero una mujer feminista que canta canciones de amor y lo que se le da la gana. Puede ser lo que sea porque, precisamente, tengo la libertad de hacer lo que se me dé la gana.

Por Germán Arrascaeta.

Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.





Comentarios