El ingreso del Sol a Virgo, señala el inicio de un año de grandes posibilidades. Los prácticos nativos de este signo, encontrarán una sanación espiritual y física gracias a la luna nueva de esta semana en el propio signo. Un nuevo punto de partida que renovará tu vida y te hará sentir entusiasmado y vital.

No habrá excusas para demorar tus proyectos, te sentirás seguro a la hora de asumir responsabilidades y sabrás aplicar buen con criterio en el manejo de tus recursos. Renovarás tu mundo habitual poniendo en marcha pequeños movimientos cotidianos. Con el paso de Mercurio al sector de los recursos es posible que logres concretar algún interesante negocio.

Se presentará la necesidad de poner los papeles y la comunicación al día, cerrando así asuntos pendientes. Sentirás un fuerte impulso de pensar y reflexionar sobre tu futuro. Los astros avalan los cambios y las grandes decisiones, tanto en la vida laboral y social, como en el amor y la vida más íntima.