Se llaman gorgojos y pueden desarrollarse en el trigo, el centeno, la cebada, el maíz, el arroz y la avena.


En manipulación de alimentos hay que conocer ciertas reglas básicas para evitar problemas posteriores con la comida. Una de ellas es que ciertos alimentos envasados, una vez abiertos deben guardarse en envases o frascos con cierre hermético. Es el caso de la pasta, el arroz o legumbres. De lo contrario pueden encontrarse con el tiempo huéspedes inesperados que, de no notarlos, hasta pueden ser cocinados junto a los alimentos.

En el caso del arroz pueden tener unas motitas negras que se notan en el envase o en el agua de la cocción, si se está hirviendo. Miguel Ángel Lurueña, Doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, recientemente publicó un tuit en el que señalaba que posiblemente se trata de unos insectos llamados “gorgojos”.

Arroz (Web)

Los gorgojos pueden aparecer tanto en el arroz, como en otros cereales. Hay distintas especies”, relata Lurueña a revista “Comer”, y agrega que es el productor primario quien se encarga a través de los fitosanitarios de que estos insectos no estropeen las cosechas. Pero en ocasiones puede colarse alguno y llegar a nuestra despensa de forma desapercibida.

Según el College of Agriculture, Food and Environment de la Universidad de Kentucky, los gorgojos miden alrededor de 30 –60 mm, y suelen ser de tonalidades marrones o negras. La esperanza de vida de los especímenes adultos es de 6-8 meses y no tienden a encontrarse muy cerca de artículos infestados, al contrario que las larvas, que se desarrollan dentro de los granos y semillas del maíz y trigo, o en otros cereales.

gorgojos arroz

La temperatura óptima para su proliferación es de 25 a 28 ºC y pueden vivir perfectamente en ambientes de hasta 32 ºC. Por ello, es muy frecuente que aparezcan en verano, cuando hay calor y humedad. Pero no soportan bien el frío y mueren en tan solo una semana si las temperaturas son cercanas a los 0 ºC.

“Alguien me explicó una vez que en Nepal era habitual tomarlos con el arroz. Así que comerlos o no es más cuestión de gustos que de salud“, comenta entre risas Lurueña, quien insiste en que no hay peligro si los hemos ingerido alguna vez.

gorgojos arroz

Estos gorgojos suelen romper los envases de plástico o de cartón del arroz u otros productos. El experto recomienda que no dejemos el arroz o el cereal en su envase original. “Lo ideal es guardar estos productos en envases herméticos“, aconseja Lurueña.

No obstante, una vez hayan invadido la alacena la única solución es deshacerse de todos los ingredientes conservados allí que no estén almacenados herméticamente. También hay que limpiar bien el espacio afectado, prestando especial atención a grietas o posibles agujeros donde puedan ocultarse.


En esta nota:

En casa Curiosidades



Comentarios