El aislamiento social y obligatorio por el coronavirus generó frustración en los padres con niños pequeños: preocupa no saber cuándo regresará la rutina y sentir que se agotan las ideas para jugar dentro de casa. Por eso, es importante conocer cómo afecta la cuarentena a los chicos según su edad y así poder ayudarlos.

"Los niños van a atravesar esta situación de pandemia en relación a como sus cuidadores principales se lo transmitan", explicó Carolina Mora, psicóloga perinatal especializada en crianza y señaló la importancia de explicar lo que está pasando con palabras sencillas y permitir que los chicos también expresen sus emociones.

Consejos para jugar con niños en casa (Foto/Web)

Con el cambio de rutina, "nos va a costar adaptarnos al aislamiento y podemos llegar a transitar ansiedad, angustia y temores. La palabra, el juego y la expresión artística y corporal son los lenguajes privilegiados de los chicos para expresar sus ansiedades y miedos", expresó la profesional.

Además, el aislamiento va a ser distinto según el contexto y qué tipo de casa tenga cada familia: "Puede ser muy llevadero quedarse en una casa que tiene jardín, patio, ambientes cómodos para desplegar juegos. Y va también a depender de la cantidad de personas con la que conviven. Si es una situación habitacional precaria o donde hay demasiadas personas en función de los metros cuadrados va a generar malestar en los niños y en los adultos".

La forma en que los chicos viven el aislamiento es diferente según su edad. Por eso, la licenciada explica cuáles son las necesidades en relación al entorno que tienen según la etapa para poder ayudarlos.

Bebés

Bebé (Foto: Daniel Reche/Pexels)

"Un bebé pequeño pasa mucho tiempo en brazos y realizando movimientos a través del contacto con el suelo. Cuando empiezan a gatear requieren más interacción con el entorno. En un bebe muy chiquito, el aislamiento y la situación va a afectarle en relación a cómo los adultos que cuidan de él los afecta o estresa su propia situación", explicó Mora.

La psicóloga resaltó la necesidad que tienen las mujeres o cuidadores principales de tener "espacios de oxigenación", ya que estar todo el día al cuidado de un bebe es agotador.

"Hay necesidad de salir, tomar aire, caminar, contactar a otras personas. El bebe recibe los beneficios de ello. En esta etapa, esto se interrumpe por el aislamiento y puede llevar a que los bebes se despierten más de noche y necesiten más estar a upa", aclaró.

Niños de 1 a 3 años

Bebé jugando (Foto:Wikimedia Commons)

En esta etapa conocen el mundo a través de la exploración, el movimiento, el juego: "Después del año aparece la necesidad de descarga motriz más intensa, necesitan correr, saltar, el aire libre. El aislamiento va a ser vivido como un límite a esto y es un desafío para las familias con niños en esta etapa, porque van a tener que ofrecer situación de juego y movimiento para satisfacer esta necesidad".

Además, se debe tener en cuenta que, en un espacio reducido, como un departamento, puede ser un desafío mucho más grande un aislamiento de niños entre el año y los cuatro años.

Niños de 4 a 8 años

El aislamiento puede generar mas irritabilidad o que el sueño se vea mas afectado por el estrés. La diferencia en esta etapa, según la profesional, es que "desde los cuatro años los niños ya pueden realizar más actividades sentados, de concentración, que seas más prolongadas, como manualidades, dibujos o juegos de mesa. Ahí se vuelve un poco más llevadera la situación de encierro o falta de movimiento".

Niños en el jardín (Foto:Pixnio)

"Aun así, todos los niños y niñas necesitan salir y encontrarse con otros contextos, ir a una plaza a descargar energía, encontrarse con amiguitos, es parte de la salud de la infancia, así como los adultos también necesitamos salir y tener espacios de movimiento corporal. Se perciben con diferente intensidad, porque en la adultez uno entiende el motivo del aislamiento."

Niños desde 8 años

"Cuando hablamos de niños de escuela primaria, es decir, chicos de ocho años para arriba, aparece más consolidado el juego reglado o de mesa. La actividad de aprendizaje y experiencia se organiza no sobre lo corporal, sino en relación a lo intelectual, la capacidad de pensamiento y la imaginación", relató Mora.

Niños cuarentena

Y añadió: "En esas etapas puede ser más llevadero y sencilla la adaptación al aislamiento porque hay otros recursos que los niños y niñas tienen más consolidados, tanto para entender las explicaciones, disfrutar y estar dispuestos a realizar actividades de reposo".