Suspenden a 500 trabajadores en Casilda por el cierre de exportaciones de carne

El establecimiento destina el 90% de la producción al mercado internacional. (José Onesimo Migueles)
El establecimiento destina el 90% de la producción al mercado internacional. (José Onesimo Migueles)

La medida temporal de Rafaela Alimentos se confirmó al día siguiente de la decisión del Gobierno nacional.

Casi en paralelo con las críticas inesperadas de Omar Perotti contra el cierre de exportaciones de carne, este miércoles se anunció como el último día de faena en un frigorífico de Casilda. Rafaela Alimentos decidió suspender al personal, ya que el lugar produce casi exclusivamente para el mercado internacional.

//Mirá también: Ante la suba de precios, el Gobierno cerró las exportaciones de carne por 30 días

La decisión de la empresa está directamente vinculada la medida del Gobierno nacional en busca de frenar la suba de precios en el país. En principio, el cese de actividades perjudica a 500 trabajadores en la cabecera del departamento Caseros, unos 60 kilómetros al oeste de Rosario.

En paralelo con los cuestionamientos del gobernador de Santa Fe y funcionarios de otras provincias, el Sindicato de la Carne adelantó que pedirá una audiencia en Casilda para analizar la situación de los empleados ante el cierre temporal. “Esto ya lo vivimos en 2006 y repetimos la historia”, se quejó Sixto Vallejos, secretario general del gremio, ante la consulta de Casilda FM.

//Mirá también: El vicegobernador de Córdoba expresó la posición ante el cierre de exportaciones de carne

Desde la empresa informaron que el frigorífico faena alrededor de 600 cabezas por día. En un 90%, lo que se produce está destinado a la exportación. Si bien parte de la carne se comercializa en Europa, el 70 por ciento es enviado a China.

Fuentes de la firma consultadas por La Nación se lamentaron por la medida a nivel nacional y remarcaron: “Estábamos trabajando a pleno”. Además de la “incertidumbre” frente al horizonte de los próximos meses, apuntaron que el convenio de los trabajadores tiene una garantía de 140 horas por mes y actualmente estaban cerca de las 200, pero descartan que se pueda sostener el ritmo sólo en base a la demanda del mercado interno.