Este miércoles se suspendió la audiencia para imputar a Patricio Serjal por frenar una causa sobre contaminación ambiental en Capitán Bermúdez. El juez a cargo consideró que el caso ya estaba cerrado y lo recusaron, pero el magistrado rechazó el pedido y ahora su intervención se analizará en segunda instancia.

La reapertura de la investigación involucra además a empresarios responsables de la ex petroquímica Electroclor y a Gustavo Luzzini, quien cumplía funciones como fiscal de Estado adjunto de Santa Fe cuando se resolvió desistir de la acción penal por la denuncia en el cordón industrial. De acuerdo a la evidencia recabada por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el entonces fiscal regional de Rosario cumplió sus deberes al no impulsar la misma en marzo de 2019.

Serjal renunció a su cargo en agosto y actualmente está bajo prisión preventiva en otra causa por corrupción. El lunes lo reimputaron como organizador de una asociación ilícita vinculada al juego clandestino, para la cual supuestamente brindaba protección a cambio de un pago mensual de entre 4 y 5 mil dólares.

Una conducta similar se le pretende atribuir en relación a la investigación sobre daño ambiental en Petroquímica Bermúdez. Entre los directivos de la planta que se encuentran bajo sospecha aparecen los hermanos Máximo y Sergio Taselli junto a Matías Gallegos.