Este viernes se llevó adelante la audiencia imputativa a Ricardo Alberto M., el remisero acusado de descuartizar a una jubilada a cambio de una propiedad. Recibió prisión preventiva efectiva.

//Mirá también: Se entregó el remisero acusado de descuartizar a una mujer

El fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Adrián Spelta, lo imputó por el delito de Homicidio doloso calificado por codicia en grado consumado en carácter de coautor funcional. Le atribuyó el hecho ocurrido entre los días 6 y 7 de febrero de 2020, cuando junto a M.A.F. (ya imputado) le causó el fallecimiento a la víctima identificada como María Isabel Ruglio, en el domicilio de la misma ubicado en calle Uriburu al 500.

Según el plan desarrollado por Marcelo Alberto Fernández, este procedió a la tomar a la víctima del cuello causándole la muerte por asfixia, para luego el remisero desmembrarla en varias partes utilizando para ello elementos cortantes. Posteriormente las colocó en distintas bolsas de nylon y las arrojó al Arroyo Saladillo a la altura del Parque Regional Sur. De acuerdo al fiscal, el accionar del imputado tuvo que ver con la voluntad de hacerse con el departamento Fernández ubicado en calle Copahue 6200.

//Mirá también: Pareja acusada de descuartizar a jubilada afronta pedido de prisión perpetua

El Juez de Primera Instancia, Lanzón, tuvo por formalizada la audiencia imputativa y dictó la prisión preventiva efectiva por el término de 60 días, tendiente este plazo a la profundización de medidas  investigativas en curso que tiene la Fiscalía para corroborar datos. Por este hecho Fernández y su mujer se encuentran imputados por el delito por el delito de Homicidio Doloso Calificado por Codicia, se encuentra en prisión preventiva efectiva hasta la realización del juicio.