El año pasado, una acción solidaria de la familia de Lionel Messi tuvo gran repercusión durante la primera ola de la pandemia de coronavirus. Este miércoles, sin embargo, se confirmó que siguen guardados los respiradores trasladados en el avión de la “Pulga” hasta el Aeropuerto Internacional de Rosario (AIR).

//Mirá también: Respiradores que envió Lionel Messi a Rosario llevan un mes y medio guardados

Desde la Municipalidad ratificaron que el uso de los dispositivos no depende de una decisión local. La autorización de los equipos le corresponde a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat), la cual lleva 10 meses sin aprobar el ingreso de los mismos.

Los aparatos que están guardados en la aeroestación de Fisherton son 32 respiradores de transición que permiten asistir a dos personas con una sola máquina. Jorge Messi se encargó de coordinar el traslado desde España a principios de agosto a partir de un acuerdo entre el Ejecutivo y la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

//Mirá también: La verdad detrás de los respiradores que llegaron a Rosario en el avión de Messi

Inicialmente se pensó que los equipos habían sido donados por el futbolista. Sin embargo, luego se confirmó que el envío fue parte de un convenio entre la Municipalidad y el Hospital Germans Trias, donde hicieron el diseño para afrontar la primera ola de contagios en Europa.

El nexo entre las partes fue Diego Schwarsztein, el endocrinólogo que trató a Messi cuando era chico. El médico aclaró en ese momento que son “respiradores de trinchera”, con menos funciones que los que se utilizan habitualmente en una sala de terapia intensiva.