En medio de la pandemia de coronavirus, Pablo Granados compartió este lunes una serie de videos divertidos junto a su mamá. Aprovechando la visita, Delia Bertrán le pasó factura por la cantidad de patrocinadores que tiene en sus publicaciones en redes sociales.

Sentada en la casa que el humorista tiene en el norte de la provincia de Buenos Aires, la anciana se mostró satisfecha con la decoración. Sin embargo, a continuación disparó con ironía para dejar en claro que no se le escapa una en cuanto a cómo funcionan los negocios de los influencers. “¿No estás transpirando mucho? Por los chivos, puro chivo”, le comentó a su hijo.

Así como intercambiaron cumplidos por los cortes de pelo, el actor y su madre se prestaron para otras bromas ante la cámara en Instagram. Claro que ella no está del todo conforme con la parte que le toca y advirtió: “Decime, Pablito. Mucho canje pero a mí no me tirás nada, yo soy jubilada”.

“¿Sabés de qué me río? Hace tres horas que no me cambiás la yerba. Poneme una yerba buena”, exclamó Delia mientras tomaba mate acompañada por el rosarino, quien antes pasó parte de la tarde con su mamá en la pileta.