El abogado de Andrés Guillermo Bracamonte negó que el joven y sus amigos hayan huido de Mar del Plata tras la golpiza por la que internaron a otro muchacho herido en un boliche. Por otra parte, confirmó este martes que el hijo del exfutbolista Gonzalo Belloso estaba regresando a la costa con su padre para ponerse a disposición de la Justicia por el mismo episodio.

Carlos Varela sostuvo que hubo una “coincidencia temporal” tras la pelea en el boliche Ananá, donde Matías Montín sufrió graves lesiones. “Ellos habían terminado las vacaciones este mismo día y estaban regresando para Rosario”, explicó sobre las circunstancias en la que detuvieron a su defendido de 21 años y a Gabriel Galvano (23) cuando llegaron al peaje de Zárate.

En díálogo con Canal 3, el letrado aclaró que aún no había podido hablar con el hijo de “Pillín”, jefe de la barra brava de Rosario Central. Si bien reconoció que el joven estuvo en el lugar, planteó que tanto él como sus compañeros fueron agredidos “por un grupo de no menos de diez personas” en el baño del establecimiento.

Varela consideró que “la conducta del joven (Matías) Belloso aclara bien la situación. Se enteró que era buscado y está yendo a presentarse”. El jugador de Arsenal de Sarandí tiene 20 años y es hijo del director de Desarrollo de Conmebol. Este martes se separó de sus amigos para quedarse en Buenos Aires cuando emprendieron la vuelta y ahora también será imputado por el fiscal Paulo Cubas, aunque llega en libertad.

“Había más gente con ellos, pero habrá que definir responsabilidades y fundamentalmente qué figura penal corresponde. Es diferente si una persona agrede a otra o si reacciona y se defiende, más allá de que pueda haber un exceso”, anticipó el abogado de Bracamonte.