Un policía rosarino que prestaba servicios adicionales en el extremo sur de la ciudad fue testigo directo de la muerte de un joven baleado en un presunto intento de robo. La víctima dijo que le dispararon para arrebatarle la moto y presumen que el homicidio ocurrió cerca de la fábrica donde trabajaba el uniformado.

El fiscal Gastón Ávila explicó que el muchacho llegó corriendo herido hasta una chatarrería en 5 de Agosto al 2600. El agente de las fuerzas provinciales dio aviso al 911 y pidió asistencia médica, pero la respuesta no llegó a tiempo y su fallecimiento se confirmó cerca de las 20 por un balazo en el pecho.

A la hora de reconstruir el hecho, el policía que trabajaba allí contó que escuchó los gritos del joven descalzo, quien vino desde el este por el camino que conecta con la colectora de la Autopista Rosario-Buenos Aires. Más tarde, la Agencia de Investigación Criminal (AIC) constató que tenía la billetera y la tarjeta verde de una moto, pero no encontraron vehículo alguno en la zona.

Desde el Ministerio Público de la Acusación (MPA) apuntaron que revisaron material de cámaras de seguridad y así vieron a tres personas que pasaron con un caballo en sentido opuesto 15 minutos antes de la denuncia. Sin embargo, no hallaron registro en video que permita identificar directamente a quien le disparó a la víctima.

En diálogo con medios locales, Ávila confirmó que la víctima fatal tenía domicilio en Rosario y su familia se hizo presente en el lugar. Si bien les permitieron acercarse para reconocer el cuerpo, el procedimiento continuó con el traslado al Instituto Médico Legal (IML) para realizar la autopsia y tomar otras medidas.