La Justicia rosarina condenó el último jueves a un joven de 24 años que había sido imputado por el asesinato de Eduardo Trasante. Aunque ya estaba desvinculado del hecho, en esta instancia se declaró culpable por comprar el auto usado para el crimen del exconcejal.

El procedimiento abreviado fue homologado a partir de un acuerdo entre la defensa de Aníbal Maximiliano Galván y el Ministerio Público de la Acusación (MPA). “Archie” recibió una pena de 7 meses de prisión efectiva en relación a un episodio ocurrido pocos días antes del homicidio del pastor evangélico.

Fuentes oficiales señalaron que el muchacho y otras dos personas pagaron 20 mil pesos a cambio de un Peugeot 308 Allure. El coche blanco modelo 2012 había sido sustraído en una entradera el viernes 10 de julio y el día después lo vendieron en un baldío ubicado sobre Garzón y Demestris.

El juez Rafael Coria dictó la condena correspondiente para Galván como coautor del delito de encubrimiento por receptación dolosa. Según la evidencia recabada por el fiscal Gastón Ávila, el vehículo fue empleado el martes siguiente por quienes mataron a Trasante en su casa. Sin embargo, los investigadores consideran que el imputado actuó sin saber que el auto iba a ser empleado para ejecutar ese plan.