Leda Bergonzi celebrará el último encuentro espiritual del año en el salón Metropolitano de Rosario

Habrá algunos cambios en la organización y recomiendan no ir con mucho tiempo de anticipación por el calor.

Leda Bergonzi organiza encuentros espirituales en Rosario con su grupo de oración y miles de personas se acercan a verla cada semana.
Leda Bergonzi organiza encuentros espirituales en Rosario con su grupo de oración y miles de personas se acercan a verla cada semana. Foto: @lt8am830

Este jueves 28 de diciembre se realizará el último “encuentro espiritual” liderado por Leda Bergonzi en el salón Metropolitano de Rosario. El evento iniciará a las 8 de la mañana, con misa al mediodía y las bendiciones individuales de Leda a partir de las 13 horas.

El traslado de la mujer a la que se le atribuyen poderes sanadores al Metropolitano cierra una etapa en la Ex Rural, sitio en el que brindaba sus bendiciones junto al grupo Soplo de Dios Viviente los martes, con miles de asistentes.

Ahora, el ingreso es por calle Central Argentino 540 y no es necesario asistir con anticipación ya que se espera un ingreso fluido y ordenado. No se podrá acampar, no está permitido. Tampoco se puede llevar reposeras ni sillas de ningún tipo.

Este encuentro será el último en varias semanas, ya que el grupo religioso adelantó que no ofrecerá misas en enero y Leda regresará en febrero en el mismo establecimiento, que cuenta con mejores comodidades para enfrentar el calor del verano.

¿QUIÉN ES LEDA?

Leda Bergonzi tiene 44 años y pertenece al grupo de oración Soplo de Dios Viviente, que según su propio testimonio, desarrolla hace 8 años actividades espirituales, de evangelización y caridad.

La mujer rosarina recibió el carisma de liberación y sanación de parte de la Iglesia. Como es una persona laica, sólo puede realizar oraciones no litúrgicas de curación junto a quienes van a verla con la expectativa de sentirse mejor o superar alguna enfermedad.

“Dios sana. Yo simplemente soy igual que todos ustedes. Dios primero me rescató a mí y hoy yo salgo a donarme por él, pero creo que puede pasarle a cualquiera”, aseguró Bergonzi, a quien también llaman la sanadora, ya que varios de los asistentes dicen que, luego de su imposición de manos, sus dolencias desaparecieron.

Temas Relacionados