Por primera vez desde que aceleró la investigación sobre espionaje ilegal en el Ministerio de Seguridad de Santa Fe, Jorge Lagna se refirió al tema este martes en Rosario y dijo que no le constan ese tipo de actividades. “Me resisto a creer que haya habido”, afirmó respecto de los delitos atribuidos a exintegrantes del área que encabeza.

El funcionario presentó a parte de las nuevas autoridades que reemplazan a quienes están bajo sospecha por su actuación antes de la renuncia masiva en la cartera provincial. Con tono cauteloso, remarcó que “hay mucho ruido” en torno a una de las causas en trámite en el Ministerio Público de la Acusación (MPA).

“No puedo hacer ninguna evaluación, está en el plano de la Justicia”, se excusó Lagna ante la primera consulta en conferencia de prensa sobre la investigación de presunto espionaje ilegal en Santa Fe. Luego añadió: “Ojalá se devele cuanto antes porque nos afecta a todos”.

El ministro de Seguridad provincial sucedió a Marcelo Sain en marzo, cuando el actual asesor del Ejecutivo nacional presentó la renuncia al cargo. Desde entonces se mantuvo el equipo de trabajo con varios colaboradores de confianza del criminólogo, pero la requisa de las oficinas de la cartera precipitó la salida de una docena de personas.

En el cierre del segundo año de gestión del gobernador Omar Perotti, Lagna confirmó la designación de cinco autoridades como parte del recambio. Mientras tanto, espera que la Justicia se expida sobre las denuncias de espionaje e irregularidades en una licitación para la compra de armamento policial.