El operativo policial previo al inicio del clásico rosarino derivó este domingo en el secuestro de pirotecnia en la cancha de Newell’s. Según fuentes oficiales, los fuegos artificiales tienen un valor de mercado de $400.000 y habían sido colocados dentro de la sede rojinegra en el Parque de la Independencia.

//Mirá también: Hinchas de Newell’s realizaron igual el Banderazo pese al pedido de las autoridades

Los explosivos habían sido montados en el techo del estadio cubierto y tenían cables conectados para su detonación. Sin embargo, las fuerzas de seguridad procedieron a retirar todos los artefactos antes de que comenzara el partido dentro del Coloso.

Las cajas de fuegos artificiales estaban encima del estadio cubierto rojinegro.@teleferosario | Twitter

A partir del hallazgo de cuatro cajas de distintos tamaños se radicó la denuncia correspondiente y se notificó al Ministerio de Seguridad de Santa Fe. De esta manera, no se descartan sanciones al club por la colocación de los elementos secuestrados.

//Mirá también: Newell’s fue autorizado a realizar las elecciones el 19 de septiembre

Si bien no llegaron a ser encendidas, fuentes ligadas al procedimiento plantearon como hipótesis que la pirotecnia había sido preparada para su uso en el momento en que Newell’s saliera al campo de juego para enfrentar a Central.

La policía filmó y fotografió los elementos secuestrados para radicar la denuncia.@teleferosario | Twitter

Si bien no hubo mayores inconvenientes en cuanto al uso de pirotecnia en el Coloso, el inicio del encuentro acabó por demorarse unos minutos. Esto no se debió a cuestiones de seguridad sino reglamentarias: la red del arco que da la espalda al Palomar no había sido colocada debidamente.