“Vos te estás drogando”, escuchó Marcos Saurrale cuando estaba en el baño de un boliche de Arroyo Seco. El joven de 25 años le atribuyó a la frase a uno de los patovicas a los que denunció por la golpiza que recibió este sábado, cuando lo internaron por las lesiones que sufrió en el lugar.

El muchacho que vive en Alvear había ido con sus amigos a Mikha, el predio ubicado a la vera del acceso por la Autopista Rosario-Buenos Aires. Según su relato, uno de los custodios de la disco lo fue a buscar mientras orinaba y lo sacó tomado del cuello mientras le pegaba en las costillas.

Saurrale le ofreció al patovica que revisara su ropa para demostrar que no tenía drogas en su poder. No obstante, éste lo ahorcó y después vino otro empleado de seguridad del boliche que le pegó una trompada en la cara. En ese momento perdió el conocimiento y más tarde se encontró internado en Arroyo Seco.

Los amigo del joven y otras personas que estaban allí lo pusieron de costado que no se ahogara con su propia sangre. Los médicos diagnosticaron que sufrió una desviación del tabique nasal que requiere cirugía y tenía dificultades para mover sus brazos.

Familiares de Saurrale compartieron en redes sociales las fotos que muestran su estado durante la internación.

Por su parte, el dueño de Mikha negó la denuncia sobre una agresión en la disco. “Nadie lo golpeó ni lo sacaron, nada que ver con eso. Se lastimó cuando se cayó al suelo”, aseveró.

En diálogo con Telefe, el empresario recordó que dialogó con la familia de Saurrale y una empleada del lugar lo acompañó hasta que llegó a la ambulancia. De su lado, la hermana del muchacho aclaró que no quieren un resarcimiento económico y sólo les importa la salud de Marcos.