Un integrante de la Policía Científica de Casilda y otro que trabaja en la Comisaría 15° de Rosario fueron detenidos por el robo y venta ilegal de armas. La Justicia también ordenó el arresto de un hombre bajo sospecha en la causa, mientras que una mujer permanecía prófuga este miércoles tras los allanamientos.

//Mirá también: Agentes encubiertos ayudaron a atrapar a policías por venta de armas robadas

El operativo para dar con los acusados fue solicitado por la fiscal de la cabecera del departamento Caseros, Marianela Luna. En las órdenes apuntaron tres domicilios de la Cuna de la Bandera, incluyendo la seccional de la zona sur donde prestaba servicios uno de los involucrados.

La investigación comenzó en abril a partir de una denuncia del jefe de la Policía Científica de Casilda. En la misma advertían que se habían robado 27 armas de fuego que estaban bajo custodia en sus instalaciones luego del secuestro en diferentes procedimientos.

//Mirá también: Condenaron a una mujer policía por la venta de armas robadas en Rosario

Municiones, cartuchos, 3 escopetas, 8 pistolas y 16 revólveres habían sido sustraídos. Alguien había roto el armario donde estaban guardados todos esos elementos, por lo que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) ordenó una serie de medidas para detectar adonde habían ido a parar.

Civiles y policías en la venta de armas

En primera instancia, cinco agentes de la Policía Científica de Casilda pasaron a disponibilidad. Después de cuatro meses, la pesquisa arrojó que el robo tenía como objetivo la venta ilegal de las armas.

Uno de los uniformados identificado por sus iniciales como I. J. F. quedó bajo arresto por su presunta participación en la maniobra. El agente detenido en la Comisaría 15° es C. A. P. y también será imputado en los próximos días. En cuanto al civil capturado durante la jornada, en el MPA creen que era el encargado de comercializar los elementos sustraídos.