La Municipalidad cerró las calles desde la madrugada en torno a la parroquia del patrono del trabajo.


La Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana puso en marcha este martes por la madrugada un operativo especial en Rosario para asegurar la participación en las fiestas del Día de San Cayetano.

Casi una decena de líneas de colectivo modificaron su recorrido habitual por los desvíos en inmediaciones de la parroquia del patrono del trabajo, epicentro de la procesión programada para las 15.

Desde el Ejecutivo adelantaron que se esperaba la presencia de miles de fieles en la iglesia ubicada sobre Buenos Aires al 2100, por lo que el paso vehicular sobre esa calle permanecería cerrado hasta el final del día entre Ituzaingó y La Paz. Lo mismo ocurría sobre entre Laprida y Juan Manuel de Rosas sobre las perpendiculares inmediatas: Riobamba y Cerrito.

En el sector afectado por la fiesta religiosa, las paradas habilitadas para el Transporte Urbano de Pasajeros (TUP) durante la jornada eran 1º de Mayo y Cerrito, La Paz y J. M. de Rosas e Ituzaingó y J. M. de Rosas.

La parroquia abrió sus puertas a la hora cero y anunció misas y confesiones a lo largo de toda la mañana y desde las 18 hasta la noche, una vez concluida la recorrida con la imagen del santo y la celebración en la Plaza de la Libertad con el arzobispo Eduardo Martín.






Comentarios