En abril de este año, el hombre había sido grabado llevándose una botella de whisky de nada más y nada menos que 10 mil pesos de costo en una vinería en Alvear y Tucumán, en el macrocentro rosarino. Pero volvió a hacer de las suyas, y durante dos días seguidos enn otro comercio, a donde regresó en la jornada siguiente y fue detenido.

"Al parecer es un hombre que se especializa en los robos a vinerías. Detecté que había andado por mi negocio cuando advertí que faltaban costosas botellas de vino", indicó Federico, dueño de un local en Italia al 900, donde el delincuente estuvo el miércoles y jueves.

"Al detectar la faltante, fuimos al registro en video y vimos que el miércoles se había llevado una botella. La escondía en su campera, luego buscaba un vino barato que era el que pagaba y se retiraba", mencionó el comerciante, en contacto con Vía Rosario.

Pero no contento con ello, el hombre regresó el jueves. "Las cámaras nos mostraron en ese caso que se llevó dos botellas, bajo el mismo procedimiento", explicó.El precio de los vinos premium robados alcazaba en algunos casos los 2 mil pesos.

Hasta que finalmente, luego de haber repasado la grabación, Federico y su ayudante pudieron interceptar la sospechoso, que volvió una tercera vez. "Lo reconocimos, lo entretuvimos y al ver que no le sacamos los ojos de encima quiso irse y fue allí que le contamos que íbamos a llamar a la policía", precisó Federico.

"El hombre llegó a reconocer que había robado y prometió devolver el dinero. la policía se lo llevó detenido y nos dijo que tenía antecedentes por hurto", puntualizó el comerciante.