Después de algunos meses de demora por las restricciones para evitar el contagio de coronavirus en la provincia, los investigadores de una aberrante denuncia por abuso sexual en Arequito confirmaron que el papá de la víctima es además del padre biológico de sus cuatro nietos.

Los resultados de los estudios de ADN en Rosario llegaron a la sede del Ministerio Público de la Acusación (MPA) en Casilda a mediados de septiembre y coincidieron con el testimonio de Natalí Aguirre sobre las agresiones sexuales sistemáticas que sufrió desde que era una niña.

A partir de la evidencia, el fiscal Juan Pablo Baños considera que la imputación puede ampliarse para incluir el delito de corrupción de menores. De otra parte, desestimó la posibilidad de añadir la figura de privación ilegítima de la libertad porque la joven "tenia cierta vida social" al margen del sometimiento que sufría.

En diálogo con Ahora Casilda, el funcionario estimó que Hugo Víctor Aguirre puede llegar a recibir una pena de entre 20 y 30 años de prisión por los hechos que busa esclarecer el MPA desde principios de año. Además de los análisis de laboratorio, en la causa se incorporarán entrevistas personales para dar cuenta de los abusos perpetrados por el acusado desde que se separó de su esposa y otros integrantes de su familia.