"Sufrí al lado tuyo hasta el último minuto", expresó en una carta el hijo de Antero Edmundo Alvites.


La muerte de un cardiólogo del Hospital Carrasco infectado con coronavirus golpeó a la comunidad del sistema sanitario de Rosario mientras transcurren los peores días desde el inicio de la pandemia. Lo llamativo del caso es que Antero Edmundo Alvites fue atendido durante un mes por su hijo, quien este sábado le dedicó una emotiva carta de despedida.

“Te acompañé junto a un equipo de médicos y enfermeros que son admirables. Te trataron y me trataron de una forma conmovedora“, destacó Marco Alvites luego de tener a su padre como paciente en el Hospital Provincial. Fueron “35 largos días” y la historia tuvo un final triste. Sin embargo, aseguró: “Creo que no nos dejamos nada pendiente y nos dijimos todo”.

En redes sociales se multiplicaron las condolencias y los mensajes de afecto para la familia una vez que se dio a conocer la noticia. El profesional fallecido estaba de licencia porque tenía comorbilidades y tuvo a uno de sus seres queridos al pie del cañón durante la internación. “Te amé y admiré siempre y sufrí al lado tuyo hasta el último minuto“, expresó su hijo.

Marco estudio la misma especialidad que su papá y empezó su carrera como egresado de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Con sus amigos y seguidores compartió la foto del día en que le entregó el diploma y añadió: “Desde que era chiquito añoraba ser como vos, pero viendo lo que dejaste, me parece imposible”.




Comentarios