Claudio Rubén Lentini había sido condenado en 2011 gracias a una cámara oculta y ahora lo investigan nuevamente.


La Justicia rosarina confirmó este lunes la denuncia contra un expolicía vinculado a amenazas y acoso en redes sociales. La causa penal que involucra a Claudio Rubén Lentini no es la primera. El comisario retirado ya había sido condenado en 2016 por una célebre cámara oculta en la que aparecía cobrándole una coima al dueño de un camión robado.

La cuenta a la que apuntó el Ministerio Público de la Acusación (MPA) figuraba hasta la semana anterior en Twitter como @VeniQueTeAtien1. De acuerdo a la investigación que llevó adelante el fiscal Mariano Ríos Artacho, el sospechoso utilizaba un nombre falso. Puntualmente se hacía pasar por una mujer llamada Susana Stewart Altamirano e incluso decía que había trabajado en las fuerzas provinciales de seguridad.

La pesquisa comenzó a raíz de amenazas hacia una empleada del organismo judicial, pero también incorporó otras denuncias de periodistas locales a quienes “La Su” difamaba sistemáticamente. Si la empresa bloqueaba el perfil, retomaba su actividad más tarde con otra cuenta. Finalmente, los encargados de la pesquisa consiguieron la dirección IP desde donde se enviaban los mensajes y así consiguieron identificar al verdadero titular.

El último viernes, la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) allanó la casa de Lentini en Paraguay al 2500. Allí secuestraron teléfonos celulares, dispositivos electrónicos, unos 220 mil pesos en efectivo, cartuchos calibre 38 Special. Entre la documentación relevante para la causa se destacó un cuaderno con anotaciones sobre varias de víctimas del ciberacoso.

El MPA notificó al dueño de la casa sobre la investigación en curso y el mismo seguirá en libertad. Ahora resta que Ríos Artacho defina la calificación legal con la que realizará la imputación correspondiente en base a las pruebas obtenidas.

En 2011, Lentini fue el protagonista de una cámara oculta que se emitió para denunciarlo por incumplimiento de deberes de funcionario público. Por entonces el comisario estaba al frente de la seccional 32° y un hombre de Córdoba lo acusó de pedirle 6 mil pesos para recuperar un camión que le habían robado. La causa se resolvió con una condena inicial a 3 años de prisión condicional y 5 de inhabilitación, pero en segunda instancia se redujo la primera sanción a 2 años y ocho meses.




Comentarios