Dardo Miranda asegura: "nunca vi tanta plata junta". El hombre se convirtió en el héroe del día en el sur santafesino y su historia da vuelta por el país.


“Nunca antes vi tanta plata junta”, afirma Dardo Miranda. Su nombre recorre las calles de Rufino y trascendió al país gracias a la difusión que hicieron quienes lo tratan a diario. El hombre de 36 años encontró una caja con 3 mil dólares mientras trabajaba en la planta de reciclado de la ciudad y se los devolvió a su dueño.

El gesto, no tan común en los tiempos que corren, ocurrió este martes en la ciudad más austral de Santa Fe cuando durante la mañana el operario halló la caja dentro de una bolsa en su tarea de selección de la basura para su reutilización.

“Eran cerca de las 9.15 cuando encontré la bolsa. Le avisé a un compañero y buscamos que había dentro ya que uno siempre encuentra cosas útiles”, relató Miranda en diálogo con Vía Rosario. “¡Estos son dólares Héctor!”, gritó el hombre a su colega en el galpón de trabajo.

El enorme gesto que protagonizó Dardo Miranda ocurrió en la planta de reciclado de Rufino. (Archivo)

Lo cierto es que inmediatamente fue a la oficina de su superiora y allí contaron el dinero. “Eran 360 mil pesos a cotización de hoy”, contó, incrédulo por el monto.

La emoción de quien había extraviado el efectivo fue otro pasaje ineludible de la historia. “Al parecer el abuelo propietario del dinero ya había pasado por la planta avisando que los billetes habían sido arrojados a la basura. Cuando el hombre regresó a las dos horas ya había encontrado los dólares se los devolví enseguida”, expresó Dardo.

“Le reintegre los dólares para que recupere la felicidad y pueda estar tranquilo”, reconstruyó el nuevo héroe de Rufino. “El hombre lagrimeó y prometió hacerme un regalo. Pero eso no importa, SI el presente viene, mejor. Frente a estos actos el de arriba te recompensa el doble”, asegura.

Dardo Mirando es oriundo de la localidad de Cañada Seca, provincia de Buenos Aires, distante a unos 35 kilómetros de Rufino, a donde se mudó con su pareja.




Comentarios