Lo imputaron por organizar un evento del que participaron 35 personas en zona oeste. También por agredir a los policías que fueron a detenerlo.


Fue imputado pero salió en libertad el joven que organizó una masiva fiesta electrónica en plena cuarentena en zona oeste. También lo acusaron formalmente por insultar y atacar al personal policial.

Este miércoles a las 11 se realizó en la sala 3 de la Oficina de Gestión Judicial del Centro de Justicia Penal la audiencia imputativa a L.A.G. de 23 años, por los delitos de Violación de medidas adoptadas por autoridad competente para impedir la propagación de una epidemia, desobediencia, atentado a la autoridad agravado e instigación a cometer delitos, en concurso ideal entre sí, en calidad de autor en grado consumado.

Concretamente el fiscal Gustavo Ponce Asahad le imputó el hecho ocurrido el 5 de julio en Campbell al 2900, cuando el joven organizó un evento privado siendo que se encuentra prohibido por las medidas adoptadas contra el coronavirus.

Mediante un llamado al 911, personal policial se hizo presente en el lugar donde se encontraban al momento 35 personas. Al toparse con la presencia policial, el imputado comenzó a vociferar cosas hacia los oficiales y posteriormente empujó a un oficial para evadir su aprehensión.

También se le atribuye haber instigado por medio de redes sociales y contactos a cometer el delito atribuido a las 35 personas que se encontraban allí, siendo que L.A.G organizó tal evento prohibido. La jueza de Primera Instancia, Valeria Pedrana, tuvo por formalizada audiencia imputativa y dictó la libertad con reglas de conducta por el plazo de 90 días: a) firma semanal ante la OGJ, b) fijar domicilio; c) caución de $25 mil.




Comentarios