Jonathan Gallardo falleció en 2018 por las lesiones que había sufrido cuando le dispararon en la cabeza.


La Fiscalía Regional de Rosario pidió este lunes la pena de prisión perpetua por un violento ataque perpetrrado en 2016 en la zona sudoeste rosarina. Lo inusual en torno al caso es que la víctima del crimen estuvo más de 30 meses internada debido a las gravísimas lesiones producto de un balazo a traición.

Jonathan Gallardo tenía 25 años cuando le dispararon por la espalda frente a un kiosco ubicado sobre Mosconi y Avellaneda. El episodio ocurrió alrededor de las 23.30 del sábado 20 de febrero de 2016 mientras estaba conversando con su cuñado y desde allí lo trasladaron al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). A fines de agosto de 2017, el Ministerio Público de la Acusación (MPA) imputó por el hecho a Kevin Eduardo Acevedo, aunque entonces se le atribuyó el homicidio en grado de tentativa.

El sospechoso quedó bajo prisión preventiva y compareció en la primera audiencia del juicio oral y público ante el tribunal integrado por María Isabel Más Varela, Nicolás Vico Gimena y Hebe Marcogliese. Además del asesinato, el fiscal Miguel Moreno lo consideró responsable de los delitos de portación de arma de fuego de uso civil.

Según la teoría de los investigadores, el muchacho de 24 años se hizo presente en la escena del crimen a bordo de una motocicleta. Iba acompañado por una mujer y detuvo su marcha para bajarse sin indicios de sus intenciones. Éste se dio vuelta en un momento y entonces el imputado aprovechó la “falsa situación de confianza” para herirlo antes de huir en el mismo vehículo. Gallardo nunca se recuperó de la herida y murió el 1° de septiembre de 2018.




Comentarios