Debido a la pandemia de coronavirus, la Municipalidad apenas se permite pensar en un desfile de autos.


Uno de los grandes proyectos del primer año de gestión del intendente Pablo Javkin era montar un festejo fuera de serie para el Día de la Bandera. Pandemia de por medio, la Municipalidad de Rosario ya empezó a trabajar en un plan muy acotado por la cuarentena para el 20 de junio y apostará a la interacción online con poco movimiento en las calles.

Luego de la primera visita presidencial de Alberto Fernández frente al Monumento a fines de febrero, en el Ejecutivo no hay certezas respecto de que el mandatario pueda cumplir su promesa para sumarse a la ceremonia oficial del mes que viene. En cambio, el primer borrador que trascendió contempla una convocatoria para recordar a Manuel Belgrano desde la víspera del aniversario de su muerte con actividades familiares en casa.

La subsecretaria de Comunicación Social, Jorgelina Fay, le adelantó a La Capital que apuntan a “historias mínimas” en torno al prócer para “rescatar su costado más humano”. Junto con la idea que comentó la encargada de la comisión organizadora aparece la de organizar juras ciudadanas en los balcones ante la imposibilidad de circular como antes de la pandemia.

Descartadas las tradicionales promesas de lealtad a la Bandera con los estudiantes en el Patio Cívico y la vuelta de los festejos populares sobre Avenida Belgrano, el municipio quiere fogonear las intervenciones y pinturas alusivas en los barrios rosarinos. Entre las propuestas también asoma un desfile con automóviles respetando la distancia social y con una sola persona en cada vehículo.




Comentarios