"Viste ma cómo está todo, Estados Unidos tomó la Argentina y tenemos que cambiar la plata que tenemos por dólares", ése fue el argumento que Juana, una mujer de 68 años, recibió de otro lado del teléfono de quien supuestamente era su hija.

Todo era una mentira, que terminó con la víctima entregando 300 mil pesos, los ahorros de toda su vida.

El caso ocurrió en las últimas horas en una vivienda de calle Minetti al 5600 y quedó expuesto a partir de la denuncia de la propia Juana, en la Comisaría 12°.

Según consta en la declaración de la víctima mientras la que se hacía pasar por su hija le decía que estaba en el banco cambiando su dinero simuló ademas que la estaban secuestrando de la puerta de la entidad.

Fue en ese instante que la voz en el teléfono le grito a Juana que "hiciera todo lo que le pidieran". Allí irrumpió en el dialogo una voz masculina que le preguntó a la mujer si tenía dinero en la casa y le pidió que lo colocara en una bolsa para dejarlo luego en la vereda de la vivienda y lograr así que no lastimaran a su hija.

Pesa del pánico, la mujer contó 300 mil pesos en billetes de cien y 200 pesos y dejó la bolsa con el efectivo en la esquina de Minetti y Liniers.

Inmediatamente después, la misma voz masculina le dijo que su hija ya estaba liberada.

La víctima cayó en la cuenta de que había sido timada cuando se comunicó con su hija Verónica, quien obviamente estaba muy tranquila en su casa.

A partir de las primeras medidas del caso, se investigaba quién podía saber que la mujer tenía la suma de dinero en su casa que finalmente dejó en la vereda.