La Justicia provincial ordenó este lunes que Bruno Poletti permanezca bajo prisión preventiva por estafas agravadas. Su socio, el exjugador de Duendes, Leandro González, también fue imputado por el mismo delito pero quedó bajo libertad tras el pago de una caución de 2 millones de pesos.

Fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) detallaron que el empresario conocido en el club del barrio Las Delicias como "Tanque" acordó el cumplimiento de reglas de conducta y tiene prohibido salir del país por el plazo de ley. Más complicada es la situación de su socio y cotitular del Grupo Praga, quien seguirá tras las rejas.

En su presentación ante el juez Nicolás Vico Gimena, la fiscal Valeria Haurigot expuso cuatro hechos diferentes y no descartan sumar denuncias de nuevas víctimas tras la gran repercusión que tuvo el caso la semana pasada. La funcionaria planteó que los detenidos abusaron de la confianza que tenían con las victimas, "a quienes conocÍan previamente de manera personal" y así aparentaron mayor mayor solvencia de la que tenían para cumplir con sus obligaciones en la compra de vehículos.

Ambos imputados se entregaron hace unos días e incluso González brindó previamente una entrevista televisiva en la que dijo ser "una víctima más" de su amigo. En cuanto a la modalidad de las estafas bajo investigación, las autoridades entienden que los sospechosos entregaban cheques de pago diferido para hacerse de los bienes y luego los valores no tenían fondos suficientes. Las maniobras también involucran a las firmas Integral Motors SRL y Ortopedia Técnica SRL.