También amenazaron con matar a un nene de cuatro años y asaltaron una zapatería. Los vecinos denuncian una ola de inseguridad y complicidad policial.


Los delincuentes parecen estar completamente desbocados en Villa Gobernador Gálvez, donde en las últimas horas se dio una seguidilla de violentos asaltos. En uno tantos, los delincuentes intentaron ingresar a un comercio a los mazazos.

El episodio se registró en la noche del miércoles en un Rapipago del barrio Talleres de la mencionada localidad entre las 20 y las 21. Tras bajar de una moto, el ladrón empezó a golpear demencialmente con una maza la puerta del comercio, pero al no poder romperla, se fugó con su cómplice. La víctima lleva contabilizados 56 hechos delictivos entre los que se concretaron y los que no en los últimos años.

Más tarde, otra vez delincuentes –que se desconocen si eran los mismos o no- intentaron asaltar otro Rapipago del mismo barrio, amenazando de muerte a un nene de cuatro años que era el hijo de la dueña. Tampoco pudieron robar nada pero rompieron un vidrio.

Unas horas antes, un ladrón armado asaltó una zapatería y a sus clientes. Como intentaron frenarlo a la salida, escapó en moto a los tiros. Días atrás, robaron una pañalera, hubo una salidera en el banco Credicoop, y en la madrugada de este miércoles pararon con gomas incendiadas un micro de larga distancia en la Autopista a Buenos Aires para asaltarlo.

Esta la ola de hechos delictivos en poco tiempo no parece ser casual para los vecinos, que sospechan de alguna complicidad policial.




Comentarios