Hugo Ruiz Díaz tenía 29 años y pasó cinco días con síntomas que se fueron agravando sin un diagnóstico correcto.


Un joven de 29 años falleció por leptospirosis luego de pasar dos días internado en el Sanatorio Laprida. La familia denunció que el muchacho había ido varias veces a la guardia del centro de salud sin recibir atención adecuada hasta que fue demasiado tarde y este martes también protestaron en la puerta de la empresa donde trabajaba.

Desde el área de Epidemiología de la Municipalidad de Rosario confirmaron el diagnóstico de la primera víctima fatal del año por esta enfermedad, aunque el deceso se registró la tarde del 31 de diciembre. Los parientes de Hugo Ruiz Díaz indicaron los primeros síntomas se manifestaron cinco días antes, pero los médicos que lo recibieron le dijeron que tenía gastroenteritis.

Primero le recetaron analgésicos y luego un inyectable. El empleado que limpiaba zanjas entre otras labores fue cinco veces al centro de salud y llegó a pasar algunas horas en observación con suero, pero siempre lo mandaron de regreso a su casa.

Luego de protagonizar una manifestación frente a la sede la firma para la que trabajaba su marido, Sabrina le contó a El Ciudadano que su esposo se descompensó el domingo 29 de diciembre y lo internaron en terapia intensiva en el Sanatorio Laprida. Al día siguiente advirtió que tosía mucho y “escupía sangre” y su muerte se precipitó el martes, cuando los médicos constataron que los órganos no respondían tras las maniobras de reanimación para sacar al hombre de un paro cardíaco.

La familia de Ruiz Díaz consideró que la empresa Egea no tomó las medidas necesarias para cuidarlo en el marco de lo que la Secretaría de Salud define como “un trabajo de riesgo”. Así decidieron protestar en el cruce de San Martín y Leticia para visibilizar la situación y pedir justicia.




Comentarios