Alejandro Roselló, Daniela León, Carlos Cardozo, Anita Martínez y Germana Figueroa Casas criticaron duramente a López Molina por apoyar a Schmuck a cambio de un cargo personal.


La elección de autoridades del Concejo Municipal derivó en la ruptura formal del bloque de Juntos por el Cambio. Un sector liderado por Alejandro Roselló se alejó con acusaciones durísimas contra Roy López Molina, al que calificó de “traidor” y acusó de “negociar cargos con La Cámpora”.

Antes del inicio de la sesión, Roselló, Daniela León, Carlos Cardozo, Anita Martínez y Germana Figueroa Casas brindaron una conferencia de prensa en la que apuntaron directamente contra López Molina.

“Decidió negociar cargos y puestos con La Cámpora, Monteverde y Ciudad Futura por las suyas, rompiendo el bloque y desconociendo la voluntad del 41% de los argentinos que confiaron en la candidatura de Mauricio Macri, y de más de 900 mil santafesinos que seguimos creyendo en una Argentina republicana, que no necesita de tristes intereses mezquinos”, disparó el ex presidente del cuerpo legislativo.

A continuación le endilgó que pudiendo presentar candidatos propios hasta el final del día para los lugares de conducción del Concejo, “prefirió intentar salidas personales, que no tienen nada que ver con la demanda de los votantes de Juntos por el Cambio”.

En este sentido, destacó que incluso López Molina desconoció a la propia lista de concejales que lo acompañó en su candidatura a intendente. “La política no se hace con pretensiones caprichosas y la política no se hace favoreciendo por cosas personales y la traición interna es la que más duele”, señaló Roselló.

Las críticas aparecieron luego de que como su candidata a la presidencia del Concejo –Renata Ghilotti- no reunía las voluntades necesarias, López Molina decidió apoyar al oficialismo –que proponía a María Eugenia Schmuck- a cambio de la vicepresidencia 1° que quedó en su poder.

De cualquier modo la consecuencia de este conflicto fue la oficialización de una ruptura que ya se venía insinuando después de las elecciones locales de junio, y que quedó en evidencia cuando López Molina armó su propio búnker en octubre para las elecciones nacionales.




Comentarios