Así lo calificaron los representantes del Ministerio de Salud de la Provincia. La localidad debió retroceder a fase 1 y mantiene un cordón sanitario.


Este martes, médicos del Ministerio de Salud provincial visitaron la localidad del departamento Río Segundo donde hasta el momento se reportaron 11 casos positivos de COVID-19, y fueron hisopadas 95 personas de las cuales 55 dieron negativo y se aguarda todavía el resultado de 29 estudios.

Por esta causa y debido al incremento de casos en la región; el COE Central determinó la vuelta a fase 1 de la localidad y se fijó un cordón sanitario por el término de 10 días, extendiéndose hasta el 5 de agosto inclusive.

En declaraciones a la prensa, los funcionarios provinciales se mostraron inflexibles al aseverar que “el nexo común que presentan los brotes epidemiológicos que se han venido dando en los distintos puntos del territorio cordobés son la irresponsabilidad social, la falta de compromiso social y la violación de las medidas sanitarias dispuestas”.

Y denunciaron con firmeza: “El resultado de este brote es que no se ha cumplido con el distanciamiento social y con la fase que se tenía, y todo está relacionado a actividades sociales y juntadas que no tenían nada que ver con las reuniones familiares permitidas”.

En un llamado a la conciencia social, los representantes del Ministerio de Salud provincial, relataron la situación a la que se ve expuesto un paciente COVID si llega a tener complicaciones y necesita ser internado: “Hay que estar en el lugar del familiar y del paciente, porque se los derivan solos y es una situación muy dura para el que le toca afrontarlo, debiendo desprenderse de un familiar que solo -sea un niño, una embarazada o un adulto-, se sube a una ambulancia que es de alto riesgo el traslado, a un lugar con la incertidumbre de no saber cómo va a evolucionar esa patología”, puntualizaron.




Comentarios