El aislamiento social, preventivo y obligatorio fue anunciado el jueves 19 de marzo y comenzó a regir en el primer minuto del día 20. Con restricciones y flexibilizaciones, el departamento registró dos casos de COVID-19.


Aunque en los registros provinciales sólo se contabiliza un caso de coronavirus en el Departamento, correspondiente a la enfermera del Hospital Italiano oriunda de Monte Cristo; hubo dos casos: el otro corresponde a una mujer internada en el mismo nosocomio, que tras fallecer se conoció el resultado del hisopado, tratándose de una vecina de Villa Santa Rosa.

Sólo el COE de La Para informó los hisopados que se fueron realizando, mientras que en el resto de los Municipios decidieron informar solamente en el caso que los resultados fueran positivos, como una medida para no alarmar a la población.

Desde el 20 de marzo, se fue avanzando en distintas etapas diagramadas por el Gobierno Nacional con el objetivo de evitar la rápida expansión del virus y así tener el tiempo suficiente para preparar al recurso humano y disponer de los elementos necesarios para cuando se produjera el pico de la enfermedad.

El primer caso de COVID-19 en nuestro país se produjo en un porteño que había regresado de Italia. En Córdoba, el primer caso se reportó en Morteros.

Durante la primera fase, que se extendió del 20 al 31 de marzo, se produjo el aislamiento estricto. Junto con el decreto presidencial, se instaló el #QuedateEnCasa y el #YoMeQuedoEnCasa, permitiéndose sólo las actividades consideradas esenciales, como personal sanitario; fuerzas de seguridad; negocios de cercanía (farmacias y almacenes); los trabajadores de la producción de alimentos, fármacos y actividades como el refinamiento de nafta y gasoil; los trabajadores de la administración nacional, provincial y municipal; y los medios de comunicación.

La segunda fase se extendió del 1 al 12 de abril, donde el aislamiento fue administrado, donde los casos en España e Italia, y la situación que ya comenzaba a vislumbrarse en Brasil, hicieron extender la cuarentena en nuestro país.

En ese lapso, estaba el fin de semana largo de Semana Santa, por lo que debieron reforzarse los controles vehiculares.

Se habilitaron los comercios de venta de materiales de construcción, la industria minera, nuclear y forestal; la fabricación de maquinaria agrícola, el comercio exterior, mutuales y cooperativas de crédito. Mediante un permiso de circulación, los exceptuados podían movilizarse para ir a trabajar.

La tercera fase se extendió del 13 al 26 de abril y del 27 de abril al 10 de mayo, y comprendió la segmentación geográfica, estableciéndose una circulación poblacional de hasta el 50 por ciento durante las dos primeras semanas. Se autorizaron nuevas actividades, como las obras públicas, la atención de los bancos a través de un sistema de turnos, los talleres mecánicos y gomerías, las librerías y comercios de insumos informáticos, entre otros.

Contempló la reapertura progresiva, y una movilidad poblacional de hasta el 75 por ciento.

Lo más significativo de esta etapa fue el permiso para las salidas recreativas. Por primera vez, después de casi dos meses, la gente podía salir de sus hogares en un radio de 500 metros y por el término de una hora. Fue la primera salida de los niños acompañados por un adulto, de acuerdo a la terminación del DNI. En el departamento Río Primero, la mayoría de los municipios y comunas, autorizaron las salidas a partir del 16 de mayo.

La cuarta fase se extendió del 10 al 24 de mayo y se prorrogó del 25 de mayo al 7 de junio, y luego del 8 al 28 de junio; pudiendo pasar todo el país con excepción del AMBA que continuó en la fase anterior debido a la cantidad de casos reportados.

En el resto del país se permitió una mayor apertura de actividades. Lo más relevante fueron las reuniones familiares, permitidas en nuestra provincia a partir del 6 de junio, dentro de la misma localidad, y hasta en un máximo de 10 personas. El fin de semana siguiente, se permitieron las visitas familiares intradepartamentales, manteniéndose igual para el día del padre, fin de semana que también se mantuvo la autorización.

Muchas actividades deportivas fueron habilitadas durante este período, además de la  celebración de misas, la reapertura de locales gastronómicos y shoppings.

El departamento Río Primero siempre se mantuvo en dentro de las consideradas zonas blancas. Sólo la ciudad de Monte Cristo estuvo en zona roja por pertenecer al Gran Córdoba, y luego siguió con algunas restricciones al conocerse el primer caso de coronavirus en la ciudad.

Ahora, al cumplirse los 100 días de la cuarentena, todo el departamento continúa con las flexibilizaciones autorizadas, habiéndose reforzado los puestos de control en los ingresos a los pueblos del departamento al conocerse un caso de coronavirus en la ciudad de Villa del Rosario.

Este sábado, el Gobernador Juan Schiaretti, anunciará cómo sigue la cuarentena en nuestra provincia, donde los alumnos siguen sin clases, los gimnasios sin abrir y las obras privadas donde habitan personas aún siguen sin habilitarse, al igual que los salones de fiestas y museos. Las plazas y lugares públicos también siguen cerrados, y el sector turístico es uno de los más perjudicados por la cuarentena.




Comentarios