Los profesionales aseguran que las ventas decayeron y que es una pérdida de tiempo de su vida personal permanecer en las farmacias, pero aseguraron la provisión de medicamentos ante urgencias a través de la habilitación de un número telefónico.


A través de una nota, el Grupo de Farmacéuticos de la localidad de Luque, que nuclea a las nueve farmacias del pueblo, informó al intendente municipal y al director del Centro de Salud Municipal, que a partir de este lunes se dejaría de prestar el servicio de turnos.

El comunicado tiene fecha del 25 de octubre, pero las autoridades lo recibieron este domingo 27; por ello y ante la imposibilidad de poder concretar una reunión por la celeridad del ultimátum, este lunes el director del Centro de Salud, Dr Gerardo Ranciglio, convocó a una conferencia de prensa.

En la misma, el médico mostró su malestar ante la decisión “unánime y unilateral” del grupo de Farmacéuticos y explicó que mientras se trabaja para que cuanto antes se restituya el servicio, debieron tomar algunas decisiones como la generación de un sistema de contingencia reforzando las partidas de dinero para la compra de medicamentos.

Ranciglio enfatizó que los medicamentos constituyen un bien social al que tienen derecho de acceder en cualquier horario todos los habitantes, según lo estipula la Ley Provincial 8302, normativa que también obliga a la prestación de turnos.

El director del nosocomio municipal enfatizó que “de ninguna manera vamos a dejar de entregar medicamentos”, asegurando que nunca se hizo de manera indiscriminada y remarcando que como Estado “tenemos la obligación de defender la salud pública, y la entrega de medicamentos es un servicio social”, declaró.

Además, el profesional recordó que los medicamentos genéricos que se entregan en el Centro de Salud son comprados en las farmacias locales, por lo que no pierden ventas, siendo la partida presupuestaria para este ítem superior al millón y medio de pesos.

Ranciglio reconoció que son muchas las farmacias para el pueblo, donde hay casi dos por médico, cuando en la ciudad de Córdoba la proporción es una farmacia cada cien médicos. También recordó que tan grave como que se vendan medicamentos en quioscos es que las farmacias receten o vendan sin receta médica.

Por su parte, desde el Grupo de Farmacéuticos, Fabián Costamagna fundamentó la medida en que “hemos notado que han bajado las ventas en los turnos y también que vienen a la farmacia con una receta de una obra social y que le han dado el medicamento en el Centro de Salud. Es injusto”, declaró.

A la vez, el farmacéutico expresó que “no se deja al pueblo sin farmacia de turno sino que se deja de prestar el servicio de la manera en la que se venía realizando”. Por ello habilitaron un número telefónico: “Los teléfonos están colgados en todas las farmacias” y agregó que “uno está en la farmacia perdiendo tiempo de su vida personal, porque si bien es una obligación nuestra realizar los turnos, no dejamos al pueblo sin el servicio”, remarcó dejando la polémica abierta.




Comentarios