La temporada alta se inició el pasado 1° de diciembre y desde entonces, el flujo de visitantes se fue incrementando.


Ubicada a 3 km del pueblo de Luis Piedra Buena, entre el puente principal y el secundario sobre el río Santa Cruz, la emblemática isla representa una alternativa no sólo para los santacruceños sino también para quienes provienen desde otros puntos de la región patagónica, del país y del mundo eligen veranear en estas tierras. 

En 2019, el Municipio de Piedra Buena avanzó en diferentes acciones a los efectos de consolidar a la localidad en un destino turístico, motivo por el cual se trabajó en la optimización de las instalaciones del camping de la Isla Pavón para que los visitantes encuentren en el mismo todas las comodidades. Es importante destacar que la temporada alta se inició el pasado 1° de diciembre y desde entonces, el flujo de visitantes se fue incrementando.

Quienes decidan visitar la isla se encontrarán con un espacio cuya extensión es de 2 km y 300 metros de ancho con algunas pequeñas islas en sus extremos. Asimismo antes de ingresar al mismo, tendrán la oportunidad de acceder a la oficina de informes, en la cual se brinda toda la información pertinente para disfrutar de unas jornadas increíbles. Asimismo se puede recabar información a través del área de turismo local, cuyos números de contacto son: 02966 – 15573065 0 del whatsapp 02962-424266. El mail es: piedrabuena@santacruzpatagonia.gob.ar.

“La isla cuenta con nueva luminaria, se mejoraron los sanitarios que era un tema pendiente porque se sobrepasaba la capacidad. Estamos trabajando para brindar un servicio de alta calidad. Todos los años se hacen mejorar en la isla. Actualmente se cuenta con parques infantiles, canchas deportivas, la estación de piscicultura. La misma se puede visitar todos los días del año y la entrada es libre y gratuita. Allí se puede aprender acerca de la cría de la trucha arco iris. Además se puede visitar el Museo Histórico Comandante Luis Piedra Buena, lugar al que muchos denominan la casita histórica. Se cuenta con excelentes guías, quienes informan acerca de la historia del marino sino también los inicios del pueblo.

Asimismo estamos abocados a promover actividades que tengan que ver con la naturaleza. La isla es una interesante reserva de flora autóctona, donde se van a encontrar con grandes arboledas de álamos y sauces. Es la única isla que cuenta con un complejo turístico que la gente puede disfrutar”, detalló Daniela Pujadas Blaser, directora de Patrimonio, Turismo y Educación Ambiental de la localidad.

Un poco de historia

La Isla Pavón es un sitio que fue utilizado como punto estratégico para la defensa de la soberanía por el Comandante Luis Piedra Buena, quien llega en 1859 a la región y construye en la isla una casita y luego instala una factoría con fines de comercio y trueque con los pueblos originarios, los tehuelches.

Piedra Buena bautiza la isla como Pavón en homenaje a la victoria de Mitre en 1861, y en 1862 este visionario enarboló por primera vez la bandera argentina en el lugar, iniciando con el poblamiento de la región a la vera de uno de los ríos más importantes de la provincia.

De la antigua casa del Comandante quedan algunas ruinas que han sido reconstruidas para mostrar a los visitantes el patrimonio cultural e histórico de la localidad que lleva el nombre del ilustre marino. En la entrada de la vivienda convertida en museo descansa el cañón Blaquely, del año 1850, que originalmente estaba emplazado en la Isla de los Estados y luego fue hallado perdido entre la maleza por tripulantes de un buque de la Armada Argentina en el año 1944 y trasladado al lugar actual.

Estación de piscicultura

Dicha estación está ubicada dentro de la isla y se inauguró el 24 de agosto de 1992. Se originó a través de un proyecto llevado adelante por la Municipalidad de la mencionada localidad, con el aporte económico de la ex Subsecretaría de Pesca y Actividades Portuarias de la provincia.

Desde entonces en la estación se crió fundamentalmente Trucha Arco Iris (Oncorhynchus mykiss), más específicamente la variedad “dinamarquesa”; a partir de genética proveniente de San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro. También, por momentos, se trabajó en incubación y alevinaje de ovas de reproductores silvestres de Trucha Marrón (Salmo trutta) y Trucha de Arroyo (Salvelinus fontinalis), provenientes de ambientes de la zona sur de la provincia. Esto dentro del marco de los programas de reproducción y mejoramiento genético que se llevaron a cabo en conjunto con la ex Subsecretaría de Pesca y Actividades Portuarias de la provincia de Santa Cruz.

(fuente tiempo sur)




Comentarios