Cerca de 600 personas se postularon a una oferta de trabajo del local Sonic Informática, ubicado en el centro de Río Cuarto. Tal demanda sorprendió a la dueña del local y decidió exponer la situación en sus redes sociales, para mostrar la falta de trabajo en la ciudad.

Aldana Carballo, dueña de Sonic Informática, fue quien compartió la publicación en la que contó la situación laboral que atraviesa Río Cuarto a partir de la experiencia que les tocó vivir. Aseguró que el primer día, se acercaron al local 300 personas con curriculum en mano.

“Estamos abriendo un nuevo rubro en venta mayorista y necesitamos ocupar 4 puestos. Hicimos una publicación el miércoles en Instagram, pidiendo que nos lleven el currículum personalmente. Al otro día, antes de abrir el negocio a las 9 de la mañana, nos estaban esperando en una fila, y en total vinieron 300 personas. A la tarde, seguían enviando, y dijimos que el viernes cortábamos, llegando a contar con 600 postulantes”, detalló Carballo a Puntal.

Y prosiguió: “Nos llamó la atención que muchos de los que vinieron eran profesionales ya recibidos. Había un técnico en radiología, instrumentadores quirúrgicos, una chica recibida en criminología y que hizo un curso en México. Eso muestra el nivel de persona que teníamos”.

Gran demanda laboral en Río Cuarto

En este sentido, Carballo asegura que la demanda de trabajo no ocurrió únicamente en esta oportunidad sino que habitualmente reciben curriculums en sus locales. “De nuestras 3 sucursales, 2 están en pleno centro y vemos todo el año muchos chicos que llevan currículums”, subrayó Carballo.

“Tengo muchos colegas del mismo rubro o comerciantes de otros rubros con los que hablamos y nos comentan la falta de trabajo que hay”, mencionó y agregó que “el escrito no lo hice para acusar a nadie, sino para buscar una solución a esta situación complicada que atravesamos”.

“Otra cuestión es que en los pocos lugares que se da una nueva posibilidad laboral entran los familiares: el hijo del dueño, el primo, la hermana y así en muchos lados. Es todo por acomodo, como pasa en la política”, finalizó la comerciante.