Durante el fin de semana hubo reuniones masivas que terminaron por acción de la Policía.


Disfrutaban de la música, las bebidas y la buena charla hasta que los aguafiestas de siempre los denunciaron y todo terminó.

Fueron en total cuatro fiestas que se vieron interrumpidas en distintos sectores de Río Cuarto, en las jornadas del sábado y el domingo, con algunos detenidos, inclusive, según informaron las autoridades.

En todos los casos se trató de reuniones masivas con mucha más gente de las 10 permitidas para las reuniones familiares y algunos de los organizadores de estas juntadas fueron detenidas y sus casos denunciados al Ministerio Público Fiscal, por presunto incumplimiento de las prohibiciones impuestas por decreto presidencial, desde el 20 de marzo.

Fueron tres procedimientos en la noche del sábado y uno el domingo, explicó el subdirector de Espectáculos Públicos del Municipio, Walter Cantarutti, a diario Puntal.

Una de las reuniones interrumpidas fue en un quinta, donde participaban 38 personas y el organizador fue detenido por la Policía.

En tanto, en calle Sarmiento al 1.000, se procedió a clausurar una fiesta en la que había unas 20 personas y aquí también de detuvo a la persona que la había organizado.

También el domingo, la Policía acudió a un descampado detrás del Autódromo, donde muchos de los integrantes lograron escaparse corriendo, dicen voceros del caso.

Un cuarto procedimiento tuvo lugar en un lote de La Rioja y Moreau de Justo, donde celebraban una fiesta en un predio donde funcionó un circo, hasta que comenzó la cuarentena.




Comentarios