El Servián está varado en Río Cuarto y puso en venta varios vehículos, para mantenerse.


La cuarentena obligatoria les llegó en Río Cuarto y ante la imposibilidad de hacer funciones ni de poder trasladarse, a los dueños del circo Servián no les queda otra que poner ingenio para conseguir fondos.

Así la situación, han puesto a la venta algunos de los vehículos de su caravana, con el objetivo de que la numerosa “familia rodante” pueda mantenerse en medio de esta pandemia.

Son unos 80 artistas, que por estos días esperan a la vera de la ruta A005, en Río Cuarto, a donde llegaron el 6 de marzo sin saber qué les depararía el destino.

Según cuentan los protagonistas, sólo unos pocos pudieron regresar a sus lugares de origen mientras que la mayoría quedó varada y sin muchos recursos económicos.

Al respecto, Cristian Servián contó que ya vendieron un auto Toyota Corolla y que con ese dinero pudieron comprar provisiones para alimentar a toda la compañía, según dijo al diario La Voz del Interior.

“Recién hace 30 días que estamos varados pero venimos de una situación dura. Justo habíamos traído nuevas carpas de Italia, nuevos números como las motos que vuelan de un circo de Alemania. Con la suba del dólar ya se nos había hecho insostenible. Ahora pusimos a la venta los camiones americanos porque tenemos la obligación de mantener a nuestra gente, son nuestra familia, compañeros de viaje”, revela Servián.

Sobre la situación de estar frenados en Río Cuarto, contó que “tenemos alquilado el predio, gastos de luz, wi fi en las casas rodantes. Tenemos la ilusión de que se reactive todo pero es terrible lo que está pasando a nivel mundial y está en juego la salud, así que hacemos caso a todo lo que dicen, tomamos todos los recaudos necesarios”, aseguró.




Comentarios